17 de septiembre se venera a San Roberto Belarmino

En Montepulciano, Toscana, nació un hombre que dejaría una profunda huella en la Iglesia católica. Este individuo, el tercero de doce hermanos y pariente del papa Marcelo II, optó por un camino espiritual único. Ingresó a la orden jesuita siendo joven y, a lo largo de su vida, desempeñó roles clave en la educación y en la lucha contra la herejía.

Su compromiso y devoción lo llevaron a ocupar la silla cardenalicia, a pesar de inicialmente resistirse a tan alta dignidad. Conocido por su erudición, escribió importantes obras teológicas y fue un consejero ferviente del Papa.

Al final de sus días, regresó a Roma, donde encontró su descanso final. Este hombre, canonizado por Pío XI en 1930 y declarado doctor al año siguiente, es venerado como un santo y figura destacada de la Iglesia católica.

¿Cómo fue la vida de San Roberto Belarmino?

Nació en 1542 en Montepulciano, Toscana, fue un erudito jesuita conocido por su destacado papel en la defensa de la fe católica contra la Reforma protestante. A pesar de provenir de una familia noble, ingresó a la Compañía de Jesús y fue ordenado sacerdote. Su inteligencia y elocuencia lo llevaron a enseñar teología en el Colegio Romano, donde se destacó como director espiritual y formó una estrecha relación con san Luis Gonzaga.

Más tarde, fue nombrado cardenal arzobispo de Capua, donde ejerció un ferviente liderazgo pastoral y aplicó las reformas del Concilio de Trento. Sus célebres "Controversias" refutaron las doctrinas protestantes y se convirtieron en una defensa fundamental de la fe católica. También desempeñó un papel diplomático y apologético importante en disputas con figuras como Jaime I de Inglaterra.

San Roberto se distinguió por su humildad y austeridad, y su labor como maestro espiritual y escritor lo llevó a componer dos influyentes catecismos para la instrucción de los fieles. Aunque reacio a los honores, fue elevado al cardenalato por Clemente VIII en 1598. A lo largo de su vida, mantuvo su compromiso con la verdad y la ortodoxia católica, influyendo en generaciones de fieles con sus escritos y enseñanzas.

San Roberto Belarmino falleció en 1621 y fue canonizado en 1930. Su legado perdura como defensor de la fe y maestro espiritual, y fue declarado Doctor de la Iglesia en 1931.

Oración a San Roberto Belarmino

Señor, tú que dotaste a san Roberto Belarmino de santidad y sabiduría admirable para defender la fe de tu Iglesia, concede a tu pueblo, por su intercesión, la gracia de vivir con la alegría de profesar plenamente la fe verdadera. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

Amén

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir