13 de septiembre se venera a San Juan Crisóstomo

San Juan Crisóstomo, cuyo nombre significa 'Boca de oro', tuvo un notable inicio de vida en Antioquía en 344. Criado por una familia cristiana, su madre fue un modelo de virtud tras la muerte de su padre.

Mostrando un talento especial para la retórica desde joven, estudió bajo la tutela de Libanius, el orador más eminente de su época. A los veinte años, buscó el bautismo y consideró retirarse al desierto, pero la elección del episcopado lo llevó por un camino diferente.

A pesar de su oposición inicial, fue consagrado obispo de Constantinopla en 397, donde destacó por su liderazgo y su lucha por reformar las costumbres del clero y los fieles. Su elocuencia en la predicación y su defensa de la verdad atrajeron tanto admiración como enemistades, incluso enfrentando destierros.

Sin embargo, su valentía y fe lo caracterizaron en todas las adversidades. San Juan Crisóstomo falleció en 407, dejando un legado duradero como teólogo de la Eucaristía y destacado intérprete de San Pablo, con sus restos descansando actualmente en la basílica de San Pedro del Vaticano en Roma.

Oración a San Juan Crisóstomo

¡Oh doctor insigne, san Juan Crisóstomo!,
tú que siempre alentaste con sabiduría
la práctica de la justicia y de la caridad
y que con tus elocuentes sermones
predicaste con brillantez la Palabra Divina,
ilumínanos con tu obras y palabras
y fortalécenos en los momentos difíciles
con el ejemplo de tu invencible constancia.
Obispo San Juan Crisóstomo
tú que demostraste enorme fortaleza y valor
ante las más duras pruebas a que fuiste sometido,
que fuiste difamado, injustamente acusado,
perseguido, agredido brutalmente y desterrado,
concédenos le energía y el ánimo necesario
para sobrellevar estos momentos difíciles
llenos de amargura y desconsuelo,
haz que no nos abandonen la fe y la esperanza,
para que podamos continuar la lucha
a pesar de las injusticias que nos rodean,
para que, fortalecidos y ayudados
con tu benéfica intercesión
podamos salir victoriosos en: (hacer la petición)

San Juan Crisóstomo,
tú que fuiste sal de la tierra y luz del mundo,
tú que difundiste con claridad las Enseñanzas,
y con santa paciencia resististe en los infortunios
defiéndenos a todos de la injusticia y el error,
lleva nuestras suplicas a Dios Padre Todopoderoso
y ruégale nos conceda lo que confiadamente solicitamos.
San Juan Crisóstomo,
pídele también que nos ayude a amar al prójimo,
que nos de la gracia de asumir el Evangelio
como camino, regla y vida en nuestro ser y actuar,
y que nos bendiga con los dones y talentos necesarios
para alcanzar la Gloria Celestial.
Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Rezar con gran fervor el Credo, tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir