25 de septiembre se venera a San Cleofás, discípulo

San Cleofás es una figura intrigante en la historia cristiana, ya que su identidad y papel como discípulo de Jesús han sido objeto de debate a lo largo de los siglos. Su nombre aparece en los Evangelios, específicamente en el Evangelio de Lucas y en el Evangelio de Juan, pero se menciona con mayor detalle en las tradiciones y relatos posteriores.

¿Cómo ha sido la historia de San Cleofás?

Este nombre aparece dos veces en los Evangelios, primero en el relato de Lucas sobre los discípulos de Emaús y luego en el evangelio de Juan, mencionando a "María, la mujer de Cleofás", quien estuvo presente en el Calvario junto a la Virgen María en la crucifixión de Jesús. Aunque no se confirma si eran marido y mujer, parece que Cleofás era un seguidor cristiano importante cuando se escribieron los evangelios, y ambos estuvieron cercanos a los eventos que se narran.

En el amanecer del domingo, un grupo de mujeres decididas a honrar a Jesús intenta preparar su cuerpo con dignidad, usando perfumes según la tradición judía, ya que el viernes no hubo tiempo. Pero al llegar al sepulcro, lo encuentran vacío, con ángeles que anuncian la resurrección. Las mujeres, llenas de alegría, corren a contar la noticia a los discípulos, quienes dudan de este sorprendente acontecimiento.

Ese mismo día, dos discípulos, uno de ellos llamado Cleofás, caminan hacia Emaús, entristecidos por la muerte de Jesús y los sueños rotos del Reino. Un extraño se les une en el camino, y, aunque inicialmente se muestran escépticos, el viajero les explica cómo todo esto estaba profetizado en las Escrituras. Al llegar a su destino, los discípulos invitan al caminante a quedarse con ellos. Al partir el pan, lo reconocen como Jesús resucitado.

El regreso para compartir la buena noticia es un viaje de gozo, con pasos firmes y corazones ligeros. Con Jesús vivo, el camino se vuelve luminoso y lleno de esperanza.

Oración a

Confesamos, Señor, que solo tú eres santo y que sin ti nadie es bueno, y humildemente te pedimos que la intercesión de San Cleofás venga en nuestra ayuda para que de tal forma vivamos en el mundo que merezcamos llegar a la contemplación de tu gloria. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir